Participa el Rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), doctor Juan Eulogio Guerra Liera, en Reunión de Trabajo del Comité de Gestión de Competencias de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), al cual se integró recientemente.
En las oficinas de la CANIEM y luego de realizar un recorrido por sus instalaciones se realizó esta reunión encabezada por Carlos Anaya Rosique, presidente de la CANIEM, donde el principal punto fue la renovación del Comité al que se integra la UAS en la figura del rector, como Entidad Certificadora.
“(Este Comité) permite acreditar aquellas habilidades que tienen trabajadores en el aspecto editorial, significa reconocer competencias, habilitar espacios y me voy sorprendido porque tienen estándares aprobados como en la certificación de la competencia en venta de libros (...), en promoción de la lectura, certificación en venta de libros en librerías y gestión en bibliotecas escolares”, dijo Guerra Liera.
El rector se refirió al presidente de la CANIEM como un hombre muy dinámico que le ha dado un gran impulso a la Cámara y les ha permitido a las instituciones de educación superior, como la Universidad Autónoma de Sinaloa, estar en ella y ahora en este Comité para acreditar y hacer planes de manera conjunta en este espacio donde hay notables personalidades que lo integran, responsables de editoriales con gran trayectoria del negocio editorial.
“Hoy la Universidad Autónoma de Sinaloa se compromete a trabajar intensamente en ese capítulo”, manifestó el rector.
Señaló que desde que la maestra Elizabeth Moreno Rojas asumió la Dirección Editorial en la Universidad ha habido un antes y un después en el trabajo concerniente a este tema ya que se tiene una gran difusión y producción de libros, coediciones con editoriales mexicanas y extranjeras; se han abierto librerías universitarias y se tienen publicaciones en otros idiomas de autores reconocidos.
“Creo que (estar en CANIEM) es un reconocimiento al trabajo que la UAS ha realizado, pero además es un honor estar entre gente de tanto prestigio y conocimiento y de tanto amor a la lectura”, enfatizó Guerra Liera, quien también se refirió a la relación entre esta Cámara y la Universidad.
“El factor común es la preocupación por mejorar la cultura, y ésta llega de muchas maneras, pero la más completa te llega a través de los libros, tener mejores ciudadanos, más cultos, es aspirar a una sociedad con menos violencia, que esté en una cultura de la legalidad y don Carlos es alguien que lo siente y lo ha impulsado y es un hombre con visión”, señaló.
El dirigente universitario agregó que la UAS, además de editar y coeditar libros, es productora de los libros de texto de nivel medio superior donde ha invertido más de 30 millones de pesos cada ciclo escolar para que los estudiantes accedan a un paquete de libros con contenido y material de alto nivel, cuyo costo es de poco más de 400 pesos, siendo que su producción tendría un valor de mercado de más de 1,500 pesos.
“La Universidad le apuesta a invertir en la producción de libros, en hacerlos llegar a quienes no tienen para comprarlos y que podamos colaborar en una mejor preparación de los alumnos”, opinó al agregar que estar en este Comité de Gestión de Competencias será de mucha retroalimentación para bien de la editorial en México y para bien de la Universidad Autónoma de Sinaloa.
Por su parte el presidente de la CANIEM, Carlos Anaya Rosique, enfatizó que es un honor contar con la Casa Rosalina en este Comité, ya que hacía falta la representación de los universitarios.
”Por un lado, nos permite entender qué necesidades tiene el sector universitario de generación de estándares y, por otro lado, nos permite que los estándares que tenemos, a través de tener una universidad, se puedan trabajar con ANUIES, para que esos estándares sean incluidos en la currícula de las universidades (…) Es un gran orgullo que el rector haya aceptado, y lo digo muy sinceramente, siempre hemos contado con el apoyo incondicional de la UAS y, por lo tanto, lo menos que podemos hacer es pedirle que esté con nosotros, como un reconocimiento al esfuerzo que han hecho”, opinó Anaya Rosique.
El Comité de Gestión por Competencias de la CANIEM quedó integrado por Carlos Anaya Rosique como presidente, Porfirio Romo como vicepresidente, y como vocales el rector Guerra Liera, Enrique Callejas, Nelson Uribe, Aldo Falabella, Julio Sanz, Alejandro Ramírez, Claudia Domínguez, Karla López, Sonia Batres y Fernando Esteves.

El pasado jueves 16 de agosto del presente año, se llevó a cabo en las instalaciones del auditorio del museo Soumaya la celebración por el vigésimo aniversario del Centro Mexicano y Fomento de los Derechos de Autor (CeMPro).
La conmemoración comenzó con una pequeña introducción en voz de Alejandro Ochoa, quien habló sobre lo que la sociedad ha realizado durante sus dos décadas de existencia, además de recordar sobre los inicios del CeMPro, presentó a algunas de las personalidades más importantes que forman parte de la organización.
La primera en hablar fue la actual presidenta del CeMPro, Lic. Quetzalli del Carmen de la Concha Pichardo, quien dio palabras de agradecimiento a todos los presentes y a todas las personas que han colaborado de alguna u otra manera con CeMPro, permitiendo que siga luchando en pro de los derechos de autor como lo hace hasta ahora. El Ing. Hugo Andreas Setzer, primer presidente del CeMPro, se encargó de mencionar logros importantes realizados por CeMPro, como la colaboración con la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM).
Entre los invitados de honor se encontraban, el Director General del Instituto Nacional del Derecho de Autor, Manuel Guerra Zamarro; el Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, Carlos Anaya Rosique, quien hizo énfasis en el hábito de lectura que existe en México, mencionando que es el país número uno en piratería de libros haciendo notar el interés del mexicano por leer; quien también estuvo presente fue el famoso caricaturista Trino Camacho, quien se tomó el tiempo de contar algunas anécdotas curiosas que ha vivido con respecto a la piratería de sus ilustraciones y libros, dejando claro que aunque suene tonto, el hecho de que existan copias piratas de su trabajo hace ver que lo que realiza es bueno y le interesa a la gente.
La ceremonia la finalizó el autor Leopoldo Salvador Mendivil, escritor del best seller “Secreto Vaticano” “Secreto 1910” y “Secreto Biblia”, su obra literaria más reciente, el novelista mexicano, al igual que Trino, mencionó que al ver sus libros en lugares donde hay piratería le deja claro que al público mexicano le interesa y le gusta leer, pero esta consciente de que la piratería es un problema que precisamente CeMPro se ha encargado de ir resolviendo durante estos 20 años.
Fue un evento lleno de aprendizajes, dejando entre ver la labor que ha realizado esta sociedad a lo largo de estos 20 años. El equipo de CeMPro está sumamente agradecido con todas las personas, universidades, editoriales y organizaciones que han apoyado esta noble causa; seguiremos trabajando para que cada año se tenga un progreso en la erradicación de la piratería y el fotocopiado ilegal en México. 
 

Las candidaturas al Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial podrán ser presentadas por cualquier afiliado de esta Cámara, mediante carta de propuesta acompañada del currículum de los candidatos, dirigida al Consejo Directivo de la Cámara y entregada en las oficinas de esta institución o por correo certificado con acuse de recibo, por fax o por correo electrónico.
 
El Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial es un reconocimiento profesional que otorga anualmente la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, desde 1978, a una persona física que se haya dedicado, a lo largo de su vida, a la difusión de la cultura, a través del libro o de las publicaciones periódicas, en funciones de dirección, planeación y organización de una empresa editorial. Lleva el nombre del primer impresor americano del que se tiene registro: Juan Pablos o Giovanni Paoli, activo en la Ciudad de México entre 1539 y 1561.
 
Reproducimos las semblanzas de quienes han recibido tan importante premio en los años 1994 a 1996
 
José Antonio Pérez Porrúa (1994)
Nació en Asturias, España, llegó a México en 1921 para incorporarse en la Librería Porrúa Hermanos, donde adquirió importantes bibliotecas privadas que fueron vendidas a otros bibliófilos del país. En 1934 creó el Boletín Bibliográfico, y en 1944 participó en la creación de Editorial Porrúa y en 1959 creó la colección Sepan Cuántos.
Agustín Mateos Muñoz (1995)
Nació en Malpartida de Plasencia, en la Provincia de Cáceres, España. Estudió becado en Madrid donde concluyó la carrera de filosofía y letras, y posteriormente obtuvo el doctorado en filosofía en la Universidad Gregoriana de Roma. Al estallar la Guerra Civil se refugió durante un tiempo en Francia, llegó a México en el legendario Sinaia gracias a la política de Lázaro Cárdenas y nunca más se fue. Fundó Editorial Esfinge y es autor de las obras Etimologías latinas, Etimologías griegas y Gramática latina.
Marcial Frigolet Lerma (1996)
Nació en Albacete, España, en 1931. Llegó a México con su familia en 1944 y un año después obtuvo la ciudadanía mexicana por naturalización. Se graduó de contador privado. Trabajó en varias empresas hasta que, en 1954, se involucró de lleno en la industria editorial cuando entró a trabajar a Editorial Alfa. En 1995, junto con sus hermanos Prudencia y Carlos, fundó Anáhuac Compañía Editorial. Fue director de Editorial Salvat Mexicana. En 1982 asumió la dirección de Grupo Sayrols y en 1987 dirigió Editorial Médica Panamericana. Participó en la fundación de la CANIEM y fue su presidente durante el periodo 1983-1985.
 

La segunda edición del Reto por los libros arrancó el pasado 6 de abril en el marco de las actividades de Talent Network México 2018 y seguirá recibiendo propuestas hasta el 30 de septiembre próximo. Este concurso, convocado por la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en conjunto con la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) y Talent Network México, busca crear herramientas para resolver algunos problemas que vive el sector editorial en México. En esta ocasión se pretende que los proyectos, mediante la creatividad y la tecnología, fortalezcan la promoción de la lectura o mejoren los procesos de distribución y venta de libros en el país.
Los trabajos deberán presentarse en Word, en un máximo de cinco cuartillas, podrán incluir archivos multimedia para complementar la información del proyecto y enviarse a la dirección retoporloslibros@fil.com.mx.  En caso de que la suma del peso de todos los archivos supere 10 MB de memoria podrán ser enviados a través de alguna plataforma de almacenaje virtual, como WeTransfer, Google Drive o similares. El ganador se dará a conocer el 24 de octubre, mediante un comunicado de prensa y en las redes sociales de la FIL Guadalajara.
El fallo del jurado, integrado por representantes de la FIL Guadalajara, Talent Network, Ciudad Creativa Digital y la CANIEM, será inapelable. La premiación se realizará el 27 de noviembre de 2018 en la FIL Guadalajara. El proyecto ganador podrá presentarse en el Área de Libro Electrónico de la FIL y obtendrá un premio por 30 mil pesos mexicanos. Si el ganador tiene su residencia en territorio nacional, pero fuera de Guadalajara, se le pagará el vuelo redondo para asistir a la premiación y hasta tres noches de hospedaje.
Los elementos a evaluar de cada proyecto serán su originalidad, su fácil implementación, que sea de cobertura nacional y que proponga soluciones a los problemas de la industria editorial relacionados con el fomento de la lectura, o la distribución y comercialización de libros. El ganador del Reto por los libros 2018 será propietario de su obra y únicamente facilitará una copia e información del mismo a la FIL Guadalajara, la CANIEM y Talent Network para su difusión.
Cabe recordar que el proyecto Codex, de Omar Vladimir Galicia Palmeros, fue elegido por unanimidad como el ganador de la primera edición del Reto por los Libros en 2017. Codex es una aplicación móvil para el fomento de la lectura que brinda pequeñas dosis de lectura, mejorando la experiencia de disfrutar diferentes géneros y autores, basándose en los gustos del usuario.
Para mayor información escriba al correo electrónico retoporloslibros@fil.com.mx
 

Con el propósito de reunir voluntades y trabajar de forma conjunta para que el patrimonio del Premio Nobel de Literatura Octavio Paz sea de todos los mexicanos, el Gobierno de la Ciudad de México contribuirá en la elaboración de una ruta interinstitucional y ciudadana que permita tomar las decisiones correctas y consensuadas, luego de que la compañera y heredera universal del poeta, Marie-José Tramini, falleciera el pasado 26 de julio.
Por comunicado de prensa se informó a los medios de comunicación, a la comunidad cultural y a la ciudadanía en general que el Jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, instruyó a la Consejería Jurídica y de Servicios Legales para que, con base en las leyes vigentes, solicite a las autoridades correspondientes el resguardo de los bienes y la obra de Octavio Paz que han quedado intestados, informados de que en su testamento el poeta manifiesta su voluntad respecto a que el depositario de su archivo fuera el Colegio Nacional.
Por ley, el patrimonio del poeta y escritor mexicano tendría que pasar a ser administrado por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), pero ante el invaluable tesoro que representa para los mexicanos en su conjunto, se tomarán las medidas jurídicas necesarias para que el patrimonio sea custodiado como acervo único por el Gobierno de la Ciudad de México, con la finalidad última de aportarlo al proyecto que acuerden las instituciones involucradas y la propia comunidad.
Entre los trabajos encaminados a ese fin, se han sostenido conversaciones con diferentes actores de la comunidad cultural para escuchar sus inquietudes y considerar sus observaciones, con el propósito de garantizar la preservación integral del legado de Octavio Paz.
La Secretaría de Cultura Federal, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el Gobierno de la Ciudad de México, por medio de sus dependencias, El Colegio Nacional y los intelectuales y escritores interesados coinciden en que la conservación del acervo reviste la máxima prioridad, pues se trata de una de las obras literarias e intelectuales más relevantes de la historia de México y del mundo, que deberá permanecer en nuestro país para su custodia, estudio y difusión.
 
* Con información de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México
 

La medicina es una profesión de servicio, solidaridad y humanismo para aliviar no sólo el cuerpo, sino el alma de los pacientes, aseguró el Secretario de Salud, José Narro Robles, al dictar la Conferencia Magistral: Salud en México, que se llevó a cabo en el marco de la Tercera Feria del Libro de Ciencias de la Salud 2018.
Ante el director de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Germán Fajardo Dolci, y estudiantes de nuevo ingreso de las carreras de Ciencia Forense y Médico Cirujano, el doctor Narro Robles señaló que deben prepararse para servir, ayudar, curar, prevenir enfermedades y fomentar la salud, pero principalmente para escuchar a sus pacientes.
Al mismo tiempo, los invitó a soñar, ya que los grandes soñadores son los que impulsan el desarrollo de las naciones, pero para lograrlo deben trabajar y aprender tanto de las victorias como de las derrotas.
“Se aprende mucho más de un fracaso pues se reflexiona y se analiza el porqué de las cosas no salieron bien. Los grandes triunfadores son los que saben levantarse de sus derrotas”, recalcó.
Comentó que esta profesión requiere mantener siempre los valores, solidaridad, humildad, honestidad, congruencia y perseverancia, ya que “cuesta mucho trabajo ser médico, pero cuesta más mantenerse como un buen profesional de la medicina”.
Asimismo, puntualizó que la profesión médica no es para generar riqueza desmedida. El dinero y bienes materiales no son los marcadores del éxito, hay muchas otras formas de ser felices como servir, tener salud, amigos, gozar del arte, la naturaleza, entre muchas otras cosas
Asimismo, los estimuló a disfrutar su nueva casa de estudios, la Facultad de Medicina y la Universidad, una de las más reconocidas a nivel internacional.
“Ser universitario es realmente un privilegio que ustedes adquirieron por su trabajo, esfuerzo, dedicación y sacrificio, ahora es tiempo de aprovechar esta oportunidad que no todos pueden tener”, finalizó.
En su oportunidad, el director de la Facultad de Medicina, Germán Fajardo Dolci, dio la bienvenida a la nueva generación de estudiantes, en su mayoría mujeres, grupo que integra el 70 por ciento de la matrícula de primer ingreso.
En la ceremonia estuvieron la directora general del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente, María Elena Medina Mora; el director de la Facultad de Psicología de la UNAM, doctor Germán Palafox Palafox; la directora de la Escuela Nacional de Trabajo Social, Leticia Cano Soriano; la coordinadora de la Licenciatura en Ciencia Forense de la Facultad de Medicina, Zoraida García Castillo y el coordinador de la Feria del Libro de Ciencias de la Salud, David Flores Macías.
* Vértigo Político / http://www.vertigopolitico.com/articulo/55032/El-medico-no-solo-debe-curar-el-cuerpo-sino-el-alma-JNR
 

Con el poemario William, Fredy Israel Villanueva Martínez de 22 años de edad —originario de Morelia, Michoacán, quien participó con el seudónimo de “Júpiter” —, obtuvo el Quinto Premio de Poesía Joven “Alejandro Aura”, convocado por el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de Cultura capitalina (SCCDMX).
El jurado estuvo integrado por las reconocidas poetas Kyra Galván y Daniela Camacho Jiménez, así como por tres jóvenes que han sido galardonados con este premio, Alan Vargas Mariscal (segunda edición), Gabriel Pérez Soriano (tercera edición) y Orlando Mondragón Benítez (cuarta edición). Según consta en el dictamen, se eligió la obra inédita de Villanueva Martínez por tratarse de un poemario “inteligente, conmovedor y bien estructurado”.
De acuerdo con el acta, “el autor hace un profundo viaje de introspección, donde se aproxima al discurso poético de manera sutil y con una imaginación privilegiada, sin dejar el misterio de un lado y de esta manera logra atrapar al lector. Es un poemario intenso, doloroso, que se sirve de los recursos poéticos para inmiscuir al lector en el singular universo en el que transcurre”.
El jurado destaca que el lenguaje bien trabajado y las imágenes penetrantes del poemario ganador “hace que el lector no sólo sea espectador de la tragedia, sino que se vuelve partícipe”. De igual forma, menciona que hace un uso fuerte y emotivo de la metáfora y una mesura del patetismo. “La sensibilidad, el ritmo y la riqueza de las figuras dan cuenta de una escritura articulada desde la necesidad y el pensamiento”.
William obtuvo el premio de la quinta edición en la que participaron 113 poemarios inéditos provenientes de distintos estados del país como Zacatecas, Estado de México, San Luis Potosí, Veracruz, Campeche, Nuevo León, Jalisco, Michoacán, Querétaro, Baja California, Oaxaca, Guanajuato, Puebla, Quintana Roo y Aguascalientes, con una mayor participación de la Ciudad de México y el área metropolitana.
Con base en la convocatoria, que estuvo abierta desde el 21 de febrero y se extendió hasta el 8 de junio, Fredy Israel Villanueva Martínez recibirá 50 mil pesos, la publicación de su obra que será presentada en el Hijo del Cuervo, Libroclub “Las Aureolas” —espacio creado por Alejandro Aura—, y un diploma de reconocimiento que se le entregará en la inauguración de la XVIII Feria Internacional del Libro en el Zócalo, en octubre próximo.
Cinco años de impulsar la creación literaria
El Premio de Poesía Joven Alejandro Aura fue establecido en 2014 por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, a través del área de Proyectos Especiales —dedicada a preservar y difundir la memoria de grandes escritores y de hechos significativos—, con el objetivo de fomentar y estimular la creación literaria de jóvenes autores.
Con el premio, la SCCDMX rinde homenaje al escritor, poeta e incansable promotor cultural Alejandro Aura (1944-2008), quien sentó las bases de esta dependencia. Este año se conmemora además su décimo aniversario luctuoso.
Los ganadores del galardón han sido Mayco Osiris Ruiz García (Veracruz) en 2014 por El revés de esta luz; Alan Vargas Mariscal (Oaxaca) por Poesía mexicana y Bertha María Inzunza Choza (Aguascalientes) por Los campos no elíseos en 2015; Gabriel Pérez Soriano (Aguascalientes) en 2016 por Biophilia barroca; Orlando Mondragón Benítez (originario de Guerrero, residente en la CDMX) en 2017 por Epicedio al padre y Fredy Israel Villanueva Martínez (Michoacán) por William en 2018.
* Secretaría de Cultura de la Ciudad de México
 

La escritora mexicana Valeria Luiselli obtuvo el "American Book Award". Fue reconocida en la edición del 2018 del certamen por su libro de ensayo Los niños perdidos, informó en un comunicado la Before Columbus Foundation, donde dio a conocer el nombre de Luiselli y el de otros de los galardonados con este premio.
La fundación detalló que la mexicana fue ganadora por el texto "Tell Me How it Ends: An Essay in Forty Questions", que edita Coffee House, y que en español fue publicado por la editorial Sexto Piso, con el nombre Los niños perdidos.
En redes sociales, la editorial, que publica en español la obra de Luiselli, felicitó a la autora por el reconocimiento.
Con prólogo de Jon Lee Anderson, en Los niños perdidos, Valeria Luiselli narra su experiencia como traductora en la Corte migratoria de Nueva York para la defensa de los niños inmigrantes y relata el proceso legal del que depende el futuro de los miles de menores centroamericanos que llegan a Estados Unidos.
El libro lleva ese nombre debido a las 40 preguntas que deben contestar los niños en un cuestionario que para que el tribunal determine si son susceptibles de pedir asilo.
A partir de su trabajo como traductora en la corte migratoria de Nueva York, Valeria Luiselli pudo conocer de primera mano el enredado proceso legal del que, literalmente, depende el futuro de los miles de niños que arriesgan la vida para cruzar las fronteras de México y Estados Unidos.
A partir de decenas de testimonios pudo reunir historias de niños que pretendían escapar del infierno cotidiano en sus países de origen. Los niños perdidos observa la realidad de los pequeños migrantes desde una distancia situada entre el deseo de remediar el desamparo existencial en el que se encuentran sumidos y la impotencia que desata la incapacidad para hacerlo.
En 2016, en conferencia de prensa, la escritora narradora y ensayista expresó que más allá de Estados Unidos, el infierno real que viven los niños migrantes es México. "La realidad es que no se sabe cuántos de los niños que salen de sus países llegan a Estados Unidos. Por ejemplo, en no más de un año hubo un registro de 11 333 secuestros, esos son los que están registrados, hay más de 200 000 centroamericanos desaparecidos, encontramos todas las semanas fosas comunes".
La también autora de Papeles falsos, y de las novelas Los ingrávidos y La historia de mis dientes, abundó: "Una suposición terrible que tengo es que muchos de los niños no ‘la hacen’, que es más fácil que un jovencito adolescente, que tiene más fuerza y corre más rápido se puede subir más rápido a La Bestia y con más fortaleza de llegar a la frontera gringa, y que un niño de cinco años no tiene tantas chances de llegar".
Luiselli nació el 16 de agosto de 1983 en la Ciudad de México. Es Licenciada en Filosofía por la UNAM y desde 2008 vive en Nueva York.
Otros ganadores del "American Book Award 2018" fueron Thi Bui con The Best That We Could Do: An Illustrated Memoir, y Rachelle Cruz con God’s Will for Monsters.
* Con información de elimparcial.com
 

Por su “trayectoria sólida como creadora de ficción narrativa y ensayo. Además de ser impulsora de escritoras mexicanas y extranjeras, así como una de las mayores promotoras en el género del cuento”, la escritora Beatriz Espejo es la ganadora de la primera edición del Premio Bellas Artes de Literatura Inés Arredondo.
Lo anterior consta en el acta de dicho premio que busca reconocer a escritoras mexicanas mayores de 55 años que hayan desarrollado una obra valiosa en cualquier género literario y cuya trayectoria, reconocida por la crítica, lectoras y lectores, haya enaltecido la literatura mexicana.
La Secretaría de Cultura, por medio del Instituto Nacional de Bellas Artes, el Gobierno del Estado de Sinaloa, a través del Instituto Sinaloense de Cultura, y la Universidad Autónoma de Sinaloa convocan este premio. El jurado estuvo integrado por María Baranda, Silvia Molina y Eduardo Antonio Parra, quienes decidieron, por mayoría, otorgar este reconocimiento a la escritora veracruzana.
 “Beatriz Espejo tiene una trayectoria de muchos años; es cuentista, novelista y se ha caracterizado por la promoción que ha hecho de la literatura escrita por mujeres. Desde luego ha escrito sobre Inés Arredondo y otras escritoras, no solamente mexicanas”, comentó en entrevista Silvia Molina.
En su oportunidad, María Baranda expresó: “Es importante este premio porque es poner en la mira a una de nuestras grandes cuentistas: Inés Arredondo. Ojalá que esto ponga a la misma Inés en circulación, que se vuelva a generar una ola de lectura entre generaciones más jóvenes, entonces creo que es por doble partida este premio”.
Eduardo Antonio Parra dijo que “Beatriz tiene una trayectoria bastante sólida y en su labor ensayística ha contribuido a fijar el canon de la narrativa escrita por mujeres, de alguna manera. Su obra no desmerece tanto en el cuento como en el ensayo, sobre todo, y además por otra de sus facetas que es la de ayudar a los jóvenes escritores en su formación, no nada más como maestra universitaria, sino dando talleres, asesorando. Ha puesto muy visible para los lectores la cuestión de la literatura escrita por mujeres, sobre todo en libros colectivos. Es un premio bastante merecido”.
Beatriz Espejo nació en Veracruz, Veracruz, el 19 de septiembre de 1939. Estudió el doctorado en Letras españolas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde también fue profesora, así como en algunos colegios particulares. Es además investigadora del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM y directora fundadora de El Rehilete. Ha traducido a Katherine Anne Porter y Katherine Mansfield.
Obtuvo el Premio Magda Donato por Julio Torri, voyerista desencantado; el Premio Nacional de Narrativa Colima para Obra Publicada 1993 por El cantar del pecador y el Premio Nacional de Cuento San Luis Potosí 1996 por Alta costura.
Entre otras distinciones, recibió la Medalla al Mérito Literario Yucatán 2000; el Premio Universidad Nacional en el área de Creación artística y extensión de la cultura, 2006, así como la Medalla Bellas Artes, en 2009, como un reconocimiento a sus más de 50 años de trabajo literario. En 2001, el municipio de Oxkutzcab, Yucatán, creó el Premio Nacional de Cuento Beatriz Espejo.
* Con información de literatura.inba.gob.mx
 

El Premio Bellas Artes de Cuento Hispanoamericano Nellie Campobello 2018 le fue otorgado por unanimidad a Antonio Ortuño por su obra La vaga ambición, publicada por la editorial Páginas de espuma.
El galardón, convocado por la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, el Gobierno del Estado de Durango, por medio del Instituto de Cultura del Estado de Durango y el H. Congreso del Estado de Durango, estuvo dirigido a escritoras y escritores originarios de América Latina y España. La premiación se llevará a cabo en la sede y fecha que establezcan las instituciones convocantes.
Alejandra Amatto, Liliana Muñoz y Rose Mary Salum conformaron el jurado que decidió otorgar este premio a la obra de Antonio Ortuño “por ser un libro estilística y argumentalmente homogéneo, por tener una propuesta sólida y una prosa lograda. Los relatos reunidos en este volumen se interconectan al realizar una reflexión profunda sobre el acto de escribir y cómo el autor es percibido dentro de su entorno, indagando en temas centrales para la sociedad actual”, según consta en el acta.
Alejandra Amatto comentó en entrevista que la calidad de las obras que concursaron fue buena y hubo una disparidad clara entre un bloque muy consolidado de jóvenes escritores. “Este primer bloque se caracterizó por la novedad, por la búsqueda de experiencias escriturales distintas, no sólo de la temática, si no de la estructura”.
Una de las razones para otorgar el galardón a La vaga ambición, agrega Amatto, fue la condición homogénea de la obra. “Las tres apreciamos que desde el primer hasta el último cuento había una solidez narrativa, había una forma muy consolidada de estructurar los cuentos y una relación interesante entre ellos. Tenía que ver con las funciones del escritor y las necesidades de la escritura como una herramienta fundamental para la sociedad, además de plantear historias muy actuales y llamativas como en el primer cuento”.
Asimismo, el jurado hace una mención honorífica por unanimidad al escritor Efraím Blanco por su obra La nave eterna, publicada por Acá las letras Ediciones, “por su propuesta original que combina los géneros de la ciencia ficción, lo fantástico y el absurdo”, según consta en el acta.
Antonio Ortuño (1976) es narrador y periodista. Ha colaborado en el periódico Milenio, Cuaderno Salmón, Lateral (Barcelona), La Tempestad, La Tercera (Chile) y Letras Libres. Ha publicado tres libros de relatos: El jardín japonés (2007), La señora Rojo (2010) y la antología personal Agua corriente (2015). También de las novelas El buscador de cabezas (2006), Recursos humanos (2007), Ánima (2011), La fila india (2013), Blackboy (2014, con el seudónimo A. del Val), Méjico (2015) y El rastro (2016). Fue ganador del Premio de la Fundación Cuatrogatos, de Miami, al mejor libro juvenil por El rastro (2017) y finalista del Premio Herralde de Novela (Barcelona, 2007) por Recursos humanos. La revista británica Granta lo eligió como el único mexicano en su selección de mejores escritores jóvenes en español (2010).
* Con información de literatura.inba.gob.mx
 

La Secretaría de Cultura federal, por medio del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, y el Gobierno del Estado de Aguascalientes, a través del Instituto Cultural de Aguascalientes, convocan al Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2019.
En comunicado de prensa se indicó que el plazo de admisión de obras comienza a partir de la publicación de esta convocatoria y finalizará el 5 de octubre de 2018. La votación de los integrantes del jurado se efectuará en el mes de febrero de 2019.
La ganadora o el ganador del Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2019 recibirá, en el marco del Programa Cultural de la Feria de San Marcos, $500,000.00 y un diploma. El premio es único e indivisible.
“Podrán participar escritoras y escritores mayores de edad, de nacionalidad mexicana o extranjera; en este último caso, deberán haber residido en la República Mexicana y acreditar su estancia legal en el país por un mínimo de cinco años”. Además, todos los concursantes deberán participar bajo un seudónimo.
Las y los concursantes deberán hacer llegar al Instituto Cultural de Aguascalientes, con domicilio en Venustiano Carranza número 101, C.P. 20000, Aguascalientes, Aguascalientes, ya sea por correo postal, mensajería o entrega personal en días hábiles, de 9:00 a 18:00, tres ejemplares de un libro inédito de poemas, escritos en español o en cualesquiera de las lenguas incluidas en el Catálogo de las Lenguas Indígenas Nacionales (www.inali.gob.mx/clin-inali), con las siguientes características: escrito con tema, estilo y forma libres; con un mínimo de 60 cuartillas; a máquina o computadora (con letra Times New Roman de 12 puntos), a doble espacio, en papel tamaño carta y por una sola cara. Las páginas deberán estar numeradas y cada ejemplar engargolado”
Las bases completas deberán ser aceptadas íntegra e incondicionalmente por los y las participantes, quienes deben consultarlas en el sitio oficial del Instituto Cultural de Aguascalientes: www.aguascalientes.gob.mx/temas/cultura, así como en el sitio oficial de la Coordinación Nacional de Literatura: www.literatura.inba.gob.mx.