Ingeniero industrial por la Universidad Nacional Autónoma de México y magíster en Dirección de Empresas por el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. Es, desde 1990, director general de El Manual Moderno, una de las principales editoriales en los campos de medicina y psicología en América Latina. Actualmente, preside la Unión Internacional de Editores (IPA, por sus siglas en inglés) para el periodo 2019-2020. Ha ocupado distintos cargos en asociaciones y centros relacionados al sector editorial, como la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana y la Asociación de Editores Científicos, Técnicos y Médicos, entre otros. En 2009 recibió el Premio CANIEM al Mérito Gremial.
El Ing. Hugo Setzer habló con Jorge Iván Garduño, coordinador de Comunicación de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), sobre el trabajo que realiza la IPA, así como del reto que significa presidir, para un editor mexicano, un organismo internacional del sector editorial fundado en 1896.
 
Jorge Iván Garduño (JIG): ¿Qué hace la Unión Internacional de Editores? ¿Cuál es la función principal de la IPA?
 
Hugo Setzer (HS): La Unión Internacional de Editores ─la cual es un privilegio poder dirigir─, es el mayor organismo gremial para la industria editorial a nivel internacional, está conformada por asociaciones de editores, entre ellos la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana. Tenemos 84 asociaciones afiliadas, de todo el mundo, en 72 países diferentes. Los principales temas que nos ocupan son, básicamente: el hablar con tomadores de decisiones de gobiernos y legisladores sobre la importancia del derecho de autor como un mecanismo, como un marco legal que permite el desarrollo de la creatividad y la innovación. También la protección de la libertad de publicación que debemos tener los editores en todo el mundo, con el fin de producir una mayor diversidad de contenidos, cultural, técnica, científica.
 
JIG: ¿Cuáles son las principales diferencias entre una región o nación y otra que la IPA encuentra en el mundo de la industria editorial?
 
HS: Esa es una pregunta interesante, porque efectivamente en distintos países del mundo se atienden, por ejemplo, las leyes que regulan el derecho de autor ─que decíamos es muy importante para la IPA─, no obstante, varía mucho de país en país. Actualmente, los países están adheridos al Convenio de Berna, que es el que regula el derecho de autor a nivel internacional, el cual está reglamentado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). La mayoría de países forman parte de este convenio que sienta las bases de lo que se debe tomar en cuenta; sin embargo, independientemente de esas bases que se deben de respetar, cada país puede implementar ciertas normas un poco diferentes. Lo que sucede, en ocasiones, es que por ejemplo en Canadá ─por una legislación que ya está implementada desde 2012─ tenemos un problema; asimismo en Sudáfrica, donde al parecer se aproxima un problema por una ley que ya fue aprobada en aquel país, y estamos a la espera de que el presidente la vete.
En Canadá se establecieron excepciones muy amplias del derecho de autor para fines educativos, eso de alguna manera se interpretó como que ya las universidades podían reproducir contenidos para fines educativos sin pagar licencias, lo que generó consecuencias muy graves en la industria, como la disminución de autores canadienses porque sus obras no están siendo remuneradas, además de que menos editoriales canadienses están dispuestas a invertir y utilizan libros educativos que provienen de otros países, como Estados Unidos.
 
JIG: ¿Cuál es la ventaja de que México, a través de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, forme parte de la IPA?
 
HS: Es algo muy importante para ambas, porque para que la IPA pueda participar en foros tan trascendentales como el de la OMPI, donde se regula el derecho de autor, es sustancial que nuestro organismo tenga miembros y que, además, esos miembros participen de las actividades que organiza la Unión Internacional de Editores; para la CANIEM también es muy significativo formar parte de la IPA, que da la oportunidad de tener relación con editores de todo el mundo para intercambiar experiencias, conocer qué está pasando en otras latitudes, y ─algo que me parece fundamental─ para beneficiarse de las acciones que promueve a nivel internacional la Unión, así como sucede con los editores, socios y no socios en México, cuando la Cámara pugna a favor de leyes para los editores de nuestro país.
 
JIG: Viene el Congreso Internacional de Editores, que este año se realizará en la ciudad noruega de Lillehammer, en mayo de 2020, ¿de qué se trata?
 
HS: Así es, viene nuestro Congreso Internacional de la Unión Internacional de Editores, llevamos 123 años ─desde 1896─ organizando periódicamente congresos, en este momento se organizan cada dos años, el año pasado fue en Nueva Delhi, India, y este año será en Lillehammer, Noruega, del 28 al 30 de mayo, aprovechando también que en esa época del año se lleva a cabo uno de los festivales literarios más importantes de la región, que además estará dedicado a toda la literatura en idioma español por lo que para toda nuestra región ese festival literario será sumamente importante.
Será una oportunidad única en la que los editores mexicanos podrán intercambiar experiencias con otros trabajadores de la industria editorial, así como conocer casos de éxito y tendencias relevantes de todas partes del mundo; además de los problemas que están enfrentando en otras partes del globo en temas como derechos de autor y libertad de publicación, por lo que, por ejemplo, todo un día será dedicado a editores de libros educativos. Fundamentalmente consiste en ponerse al día en el mundo de la industria editorial con una serie de reportes que serán presentados.
En la siguiente dirección electrónica pueden encontrar toda la información referente a nuestro Congreso Internacional de Editores:
https://publisherscongress.com/lillehammer2020/
 
JIG: ¿Cómo perciben en el extranjero a los editores y a la industria editorial mexicana, el resto de los editores y el sector?
 
HS: Desde el punto de vista de la Unión Internacional de Editores, México es uno de nuestros miembros importantes; México se percibe como uno de los motores de la industria editorial en Latinoamérica, además de que desde hace muchos años ha participado de manera activa en la IPA; en 1984 se llevó a cabo un Congreso Internacional de Editores en nuestro país, así que hay una larga historia de colaboración y participación de México en la Unión Internacional de Editores, sobre todo ahora que hay un editor mexicano presidiendo este organismo.
 
JIG: Por primera ocasión un editor mexicano preside la IPA, ¿cuál es la lectura que usted le da esto?
 
HS: Es la primera ocasión que un mexicano preside la Unión Internacional de Editores, y esto demuestra el carácter que estamos imprimiendo en la IPA, porque durante muchos años los presidentes del organismo eran editores de países europeos, ocasionalmente de Estados Unidos, y es hasta 2004 cuando la editora argentina Ana María Cabanellas ocupa la presidencia del organismo, convirtiéndose así en la primera no europea, la primera latinoamericana y la primera mujer en presidir la IPA. Yo soy el segundo no europeo ni norteamericano en ser el presidente de la Unión Internacional de Editores, y el próximo año nuestra vicepresidenta, Bodour Al Qasimi, de los Emiratos Árabes Unidos, se convertirá en la segunda mujer y la primera editora árabe y asiática en presidir la Unión. Esta es la primera ocasión en que presidente y vicepresidenta no son de países europeos ni de Estados Unidos.
 
JIG: ¿Qué retos enfrenta la IPA durante su presidencia?
 
HS: Algo muy importante y de lo que he estado hablando durante todo este tiempo es el de construir puentes entre editores de todo el mundo, tener este diálogo. Tener intercambio de experiencias, esto me ha llevado a viajar a otras partes del mundo, lo cual me ha dado la oportunidad de conocer editores ─algo muy enriquecedor sin duda alguna─, así como la posibilidad de llevarles la experiencia de la Unión Internacional de Editores. Otro de los retos importantes sigue siendo la defensa de los derechos de autor porque hay grandes corporaciones cuyo modelo de negocio es contrario a las directrices de la IPA y del derecho de autor, y algunas de ellas invierten grandes cantidades para debilitar el marco legal del derecho de autor. Así que para nosotros representa un reto muy importante hablar en favor de los intereses de los editores, por ello me refería a la importancia del derecho de autor para el desarrollo de nuevos contenidos, para la innovación, para la creatividad, para la tecnología, porque todo esto se tiene que basar en el modelo de los derechos de autor para la economía del conocimiento del siglo XXI, y para que verdaderamente esto se pueda llevar a cabo se necesita que la propiedad intelectual se reconozca y se proteja.
 
JIG: ¿Dónde pueden los editores conocer más sobre la Unión Internacional de Editores, así como contactarlos?
 
HS: En nuestro sitio web podrán encontrar mucha información respecto a todas nuestras actividades por lo que sí vale la pena que lo visiten: https://www.internationalpublishers.org/  Asimismo, ahí podrán revisar información sobre nuestros 18 miembros del Comité Ejecutivo, además, tenemos el trabajo de diferentes comités, como el del combate a la piratería o el del fomento a la lectura, tenemos un trabajo sumamente interesante.
Finalmente, quisiera agregar que, en la Unión Internacional de Editores estamos trabajando y fomentando la publicación de libros en formatos accesibles para personas con discapacidad visual, ese es un trabajo que estamos impulsando desde diversos escenarios, en México lo hicimos el año pasado, precisamente en un evento de capacitación donde la CANIEM fue sede. Esto con la finalidad de convencer a una cantidad mayor de editores para que se sumen a este reto para publicar más libros en formatos accesibles para personas con discapacidad visual.
 

El presidente del Consejo Editorial de la Cámara de Diputados, Hirepan Maya Martínez (Morena), afirmó que en la segunda edición de la Feria Internacional del Libro (FIL), que se realizará en abril próximo en este recinto legislativo, se impulsará a las editoriales independientes.
Sostuvo que se pretende que esta edición de la FIL esté dedicada al filósofo e historiador mexicano Miguel León Portilla, y se cuente con la participación de Alemania, Colombia y Uruguay como países invitados.
"Queremos trabajar de la mano con la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) y fortalecer a las editoriales independientes, que enfrentan dificultades para estar en una FIL, pagar un stand, hacer viajes largos, entre otras cosas", indicó.
Maya Martínez subrayó que las casas editoriales independientes contribuyen a sostener a la industria mexicana, arriesgándose a publicar autores que no están en firmas comerciales.
En entrevista, dijo que se espera contar con la participación de al menos 200 casas editoriales, entre independientes y comerciales. Más información sobre la entrevista en https://www.24-horas.mx/2020/01/06/segunda-fil-de-camara-de-diputados-im...
* Con información de 24-horas.mx
 

El reconocido poeta, ensayista y editor mexicano Luis Felipe Fabre fue declarado ganador de la décima segunda edición del Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska de la Ciudad de México, por su obra Declaración de las canciones oscuras, una sorprendente historia sobre la exhumación del poeta Juan de la Cruz.
El certamen fue convocado por el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de Cultura local, el pasado mes de octubre y lleva el nombre de la escritora mexicana Elena Poniatowska en reconocimiento a su contribución al desarrollo de la cultura del país.
En su décimo segunda edición, el premio contó con un jurado integrado por cinco escritores de reconocido prestigio: Kyra Galván, Verónica Gerber Bicecci, Cristina Rivera Garza, Armando González Torres y Philippe Ollé-Laprune, quienes eligieron por mayoría de votos el libro de Luis Felipe Fabre, una historia que envuelve al lector en una atmósfera lúgubre situada en el siglo XVI.
Con un lenguaje y tono de la época, Declaración de las canciones oscuras (2019) –editado por Sexto Piso–, narra la historia del traslado del cuerpo de fray Juan de la Cruz, el gran poeta y místico carmelita, que al ser exhumado se le encuentra con un aspecto tan fresco como el día de su muerte, lo que despierta en la población intriga y desmedido fervor por poseer alguna parte del cadáver.
Luis Felipe Fabre es originario de la Ciudad de México (1974). Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana en México y Literatura Hispanoamericana y Española en la Universidad de Salamanca, España. Fue becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) en los periodos 2004–2005 y 2007-2008.
Con sus obras Cabaret Provenza, Leyendo agujeros y La sodomía en la Nueva España, entre otras, ha obtenido galardones de las revistas Punto de Partida y Plural, así como el Premio de Ensayo Literario José Revueltas. Por su estilo literario ha participado en diversos festivales internacionales de poesía como el Maicromashin Poetic Festival en 2009.
* Con información de cultura.cdmx.gob.mx
 

La Secretaría de Cultura, mediante el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Literatura, y el Gobierno del Estado de Tabasco, por medio de la Secretaría de Cultura de la entidad, anunciaron en diciembre pasado que el ganador del Premio Iberoamericano Bellas Artes de Poesía Carlos Pellicer para Obra Publicada 2019 fue Christian Peña (Ciudad de México, 1985) por su obra Expediente X.V., publicada por Vaso Roto Ediciones.
El jurado, integrado por Selene Isolda Dosamantes, Armando Alanís Pulido y Álvaro Ruiz, decidió otorgar por unanimidad este premio “porque desmenuza y retrata la muerte de Xavier Villaurrutia, uno de los autores clave en la tradición literaria mexicana, mediante una investigación detectivesca con materiales extra poéticos que resaltan el oficio de ambos autores y establecen un diálogo con el lector”, según consta en el acta de deliberación.
Christian Peña explicó en entrevista que un galardón de la naturaleza del Premio Iberoamericano Bellas Artes de Poesía Carlos Pellicer para Obra Publicada “representa mucho, no sólo porque es un galardón importante, también porque lleva el nombre de Carlos Pellicer, quien fue una de mis primeras lecturas y a cuya obra vuelvo siempre con asombro”.
Para el autor de Expediente X.V., este tipo de distinciones otorgadas por el INBAL, en coordinación con diferentes instancias culturales de los estados, son un aliciente a la creación literaria en el país: “Aunque los premios no definen si un escritor es bueno o no –me parece que el único juez de eso es el tiempo–, siempre se agradecen y logran que la obra llegue al interés de más lectores”.
En las páginas de Expediente X.V., Peña indaga en la muerte del poeta mexicano Xavier Villaurrutia (1903-1950) y hace un análisis profundo de la obra poética de Villaurrutia, pero en lugar de encontrar algún indicio sobre su muerte, descubre sus viejas obsesiones, su pasado y su propia nostalgia de la muerte.
Respecto al entramado creativo detrás de su obra, refirió que pensó en escribir una especie de expediente policiaco sobre la muerte de Villaurrutia. “Quería que esa investigación sirviera también para arrojar luz, o sombra, sobre mi propia nostalgia, para dialogar con el fantasma de Villaurrutia y también con los míos”, agregó.
Christian Peña nació en la Ciudad de México en 1985. Es poeta y ensayista. Fue becario de la Fundación para las Letras Mexicanas y del programa Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Ha sido galardonado con los premios nacionales de Poetas Jóvenes Jaime Reyes 2008 por De todos lados las voces, de Poesía Amado Nervo 2009 por El síndrome de Tourette, de Poesía Joven Francisco Cervantes Vidal 2009 por Janto, Clemencia Isaura 2011 por Libro de pesadillas, Ramón López Velarde 2011 por Heracles, 12 trabajos, Enriqueta Ochoa 2012 por El amor loco & the advertising, Efraín Huerta 2013 por Veladora y Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2014 por Me llamo Hokusai.
* Con información de literatura.inba.gob.mx
 

Bertelsmann, la miultinacional de medios de comunicación, servicios y educación, se va a convertir en el único propietario de Penguin Random House, uno de los grupos editoriales más grandes del mundo. Para ello, el grupo ha pagado alrededor de 675 millones de dólares por el 25% que antes pertenecía a Pearson. La conclusión de la operación todavía depende de la autorización de los organismos pertinentes. Se espera que la transacción se concluya en el segundo trimestre de 2020. Cuando esto suceda, Penguin Random House será propietaria de 300 editoriales individuales en seis continentes, incluyendo, entre otras muchas, las recientemente adquiridas La Campana Llibres o Salamandra.
En un comunicado de diciembre pasado, Thomas Rabe, presidente de Bertelsmann y del consejo de administración de Penguin Random House, declaró: "La adquisición del 100% de las participaciones es un hito para Bertelsmann. En los próximos años, continuaremos expandiendo Penguin Random House con crecimiento orgánico y adquisiciones. El negocio de los libros es parte de la identidad de Bertelsmann. Para nosotros y nuestros accionistas, la operación también es atractiva desde el punto de vista económico, ya que la participación de los accionistas de Bertelsmann en los resultados del grupo crecerá en más de 70 millones de euros al año.
Bertelsmann y Pearson habían fusionado sus negocios de edición Random House y Penguin Group en 2013. Bertelsmann poseía originalmente el 53 por ciento de esta nueva compañía, y Pearson el 47 por ciento. En 2017, Bertelsmann aumentó su participación al 75%. Actualmente, Penguin Random House cuenta con unas 275 editoriales individuales; otras 47 editoriales pertenecen al grupo editorial Random House, con sede en Múnich. En total, esta división del negocio de Bertelsmann facturó 3.400 millones de euros en 2018, con un resultado operativo de 528 millones de euros. En el mismo año, 481 títulos de Penguin Random House llegaron a la lista de bestsellers del New York Times, 69 de ellos ocuparon el primer lugar.
En el mismo comunicado, Markus Dohle, CEO de Penguin Random House, destacó: "La adquisición total de Penguin Random House pone de relieve la convicción de Bertelsmann de que los libros y la lectura tendrán un buen futuro y que la empresa podrá crecer en los próximos años.
* Con información de publishnews.es
 

Un artículo publicado en Vox sobre la revolución de los libros electrónicos, asegura que los nativos digitales de la Generación Z, la generación del milenio, tienen muy poco interés en comprar libros electrónicos: “Están pegados a sus teléfonos, les encantan las redes sociales, pero cuando se trata de leer un libro, quieren el impreso”.
Sin embargo, este artículo de The Digital Reader, asegura que esto no es cierto. Para empezar, la encuesta de lectura más reciente del Pew Research Center mostró que el segmento de 18 a 29 años, que incluye el final de la generación del milenio, fue el que más probablemente leyó y compró un libro electrónico en los últimos 12 meses.
Por otro lado, eBooks.com ha revelado que sus mejores clientes todavía están en la universidad y que “el 62% de las compras de libros electrónicos son realizadas por personas de entre 18 y 45 años” (The Digital Reader).
* Con información de proyecto451.com
 

Tras cuatro años de trabajo como directora del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), Marianne Ponsford, culmina sus labores.
El informe de gestión que reúne todas las actividades realizadas desde 2016 hasta 2019, especificando los proyectos y estrategias ejecutadas en pro de darle cumplimiento al objetivo del Centro, se puede consultar aquí.
“Este informe de gestión refleja los hitos más destacados de cuatro años de trabajo al frente del Cerlalc. Haber liderado el trabajo del Centro durante este tiempo, en el que un manto de sospecha parece cernirse sobre los evidentes beneficios del multilateralismo, ha sido un reto de considerable magnitud y grandes satisfacciones”, señala Marianne Ponsford en la introducción de este documento.
* Con información de cerlalc.org
 

En la década de 2010 vimos de todo: crecimiento de los libros digitales, crecimiento también de Amazon, dando oportunidades nuevas a editores, pero también forzando condiciones monopólicas en muchos casos, libreros luchando por encontrar el camino, bibliotecas innovando para ser cada vez más útiles para sus comunidades, fusiones y adquisiciones importantes en toda la industria.
¿Qué pasará en la década del 2020? La gente de Digital Book World nos deja 5 predicciones sobre lo que suponen que veremos en los próximos años en el mundo de la publicación (Digital Book World):
– Modelos comerciales en evolución: las bibliotecas comenzarán a vender libros, mientras que las librerías adoptarán modelos de suscripción.
– Un giro hacia una preferencia del consumidor por los libros digitales sobre la impresión, impulsados en parte por la evolución de los dispositivos para admitir mejores libros digitales, y en parte por un inevitable deseo político de reducir el impacto ambiental de la publicación de libros.
– La tecnología de voz impulsará un cambio radical para los editores. Los asistentes de voz ofrecerán libros que los usuarios deberían leer, basados ​​en patrones de compra, búsqueda en Internet, consumo de podcasts, patrones de lectura y más.
– Veremos la primera integración significativa de la tecnología digital en la palabra impresa. Tendremos libros impresos que contienen micro tecnología incorporada, incluidos diccionarios digitales, asistentes de voz, reproducción de audio / audiolibros incluidos, y capacidades dinámicas de visualización de páginas incorporadas.
– El regreso de Apple a ser un jugador significativo. Con el objetivo de convertir los iPhones en mejores dispositivos para los amantes de los libros (ya sean libros electrónicos o audiolibros).
* Con información de proyecto451.com
 

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, encabezó en diciembre pasado el acto de presentación del Plan Nacional de Lecturas, que apunta a alcanzar a 10 millones de niños, niñas y adolescentes de nivel primario y secundario de todo el país y a fortalecer el trabajo de docentes y bibliotecarios.
“Este Plan busca volver a poner un libro en la mano de los chicos, volver a hacer que sus padres les cuenten los mejores cuentos y volver a entender lo valioso de la lectura y del que escribe”, afirmó el presidente, y remarcó la necesidad: “el hábito de la lectura a los chicos, en tiempos donde la pantalla le gana al libro, es maravilloso y es necesario porque también es una forma de agilizar la imaginación”.
El mandatario y el ministro de Educación, Nicolás Trotta, detallaron los lineamientos centrales de este programa que se propone “garantizar 180 lecturas posibles para los 180 días de clase”. Al respecto el titular de la cartera educativa manifestó: "Leer es un derecho y buscamos hacerlo efectivo”.
“Este es un plan democrático, universal, inclusivo y también multiplataforma. Creemos fundamental impulsar esta iniciativa que permite que el derecho a la lectura sea uno accesible para todos los argentinos y todas las argentinas”, sostuvo el ministro.
Para tal fin se pondrá en marcha la reedición de la colección “Leer por leer”, destinada a escuelas secundarias y de adultos, y se producirá una nueva serie de antologías para cada año de la escuela primaria.
Las desiguales posibilidades de acceso a la cultura escrita nos hablan de una dimensión de la pobreza: el 68,3 por ciento de los niños y niñas de 0 a 12 años que viven en contextos de mayor vulnerabilidad económica no tienen libros en sus casas. El objetivo central de esta iniciativa es garantizar el efectivo derecho a la lectura como herramienta para democratizar el conocimiento (...).
Acerca del Plan Nacional de Lecturas
Busca recuperar esta práctica en distintos soportes y plataformas teniendo en cuenta la incorporación de nuevas tecnologías y la diversidad de miradas y alternativas.
Un Consejo Asesor, que será conformado por rectores, referentes literarios, editoriales y representantes de la comunidad educativa de las 24 jurisdicciones del país, será el encargado de definir los acuerdos representativos en torno a las colecciones, los textos y las obras que formen el acervo del Plan.
Además de estimular la lectura como una experiencia cotidiana y desde una perspectiva federal, el Plan se propone reactivar la industria editorial argentina, considerablemente afectada por la actual crisis económica.
Asimismo, estudiantes de todos los niveles podrán participar del concurso federal “Yo sueño, yo escribo”, que culminará con la publicación de una selección de cuentos y poemas.
El programa contará con una campaña de difusión en los medios de comunicación (“Una que leamos todos”) orientada a promover propuestas para leer en familia como forma de recuperar la lectura en los hogares y en el espacio público.
Como parte de esta iniciativa también se realizará una Encuesta Nacional de Lectura para obtener información sobre el estado de situación (desde 2015 no hay registro) y compartir experiencias con países latinoamericanos y de Iberoamérica.
* Con información de argentina.gob.ar
 

El artículo que se puede consultar en este enlace propone un análisis regional de las políticas públicas de fomento del libro y la lectura en Latinoamérica de lengua castellana, a partir del punto de vista de 53 actores del mundo del libro de 10 países diferentes. Expone semejanzas y diferencias que existen entre un país y otro en la materia: en la región existen redes complejas de instituciones y dispositivos de promoción del libro; aunque faltan políticas nacionales y objetivos estratégicos. Los actores encuestados destacan las dificultades que encuentran en su sector hoy en día: concentración del mercado, piratería, falta de apoyo hacia las lenguas originarias, entre otros grandes peligros que amenazan la bibliodiversidad en la región.
* Con información de alliance-editeurs.org
 

El Ministerio de Cultura y Patrimonio de Ecuador realizará una Encuesta de Hábitos Lectores, Prácticas y Consumos Culturales (EHLPCC), que permitirá al Gobierno obtener información que contribuya a un mejor diseño de la política, lo que repercute en un mejor diseño de planes y programas para beneficio de los ciudadanos.
La Encuesta está dirigida a los hogares ecuatorianos, su alcance es nacional, urbana rural y provincial, se consideran a todas las personas que habitan en el hogar en edades de 5 años y más. Se identifican dos tipos de informante: directo a partir de 15 años y calificado para menores de 15 años. La muestra será de 15.492 hogares. Es una encuesta que cuenta con asistencia técnica del INEC y forma parte del inventario de operaciones estadísticas de Ecuador.
El formulario cuenta con aproximadamente 90 preguntas que abordan diferentes temáticas como: hábitos lectores, acceso y participación en actividades, eventos y espacios culturales, consumo de medios de comunicación, música, contenidos audiovisuales, bienes culturales, además temas relacionados con las prácticas, manifestaciones y tradiciones culturales.
El equipo técnico del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) brindará asistencia técnica en el segmento de lectura y contribuirá con la interpretación de los resultados.
EL formulario usado para la encuesta contiene preguntas que permiten llevar un flujo adecuado de las mismas, su diseño está adaptado para ser procesado por un software especializado. Se divide en 7 secciones que tratan los datos de vivienda y hogar, el registro de los miembros del hogar, los hábitos lectores, las actividades y eventos culturales, los espacios culturales, las prácticas y manifestaciones culturales y una sección que trata sobre los medios de comunicación.
Se prevé iniciar el proceso de levantamiento entre marzo y abril de 2020 y tener los primeros resultados hasta finales de este mismo año.
* Con información de publishnews.es
 

La entidad paraestatal Educal tiene un adeudo con el gremio de la industria editorial. Este adeudo es de más de 90 millones de pesos, y tiene que ver con libros vendidos, cobrados y pagados por el público en la red de librerías del Estado mexicano, un adeudo que pone en una situación complicada a algunos editores.

El Ing. Juan Luis Arzoz Arbide, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), habló al respecto para aclarar algunas dudas que los agremiados a la Cámara tienen, y también los no agremiados, ya que la paraestatal está ofreciendo pagar parte del adeudo, con una quita del 20 por ciento de la deuda.

CANIEM: ¿Qué impacto tiene este adeudo de Educal con los editores?

Juan Luis Arzoz Arbide (JLAA): Es un adeudo viejo que afecta a toda la industria editorial porque Educal es una cadena de más de cien librerías en México y para muchos editores es un punto de distribución importante. Llega a ciudades donde lamentablemente no se cuenta con alguna otra librería. Al no pagarles a los editores, obviamente afectan mucho su flujo de capital. El problema está latente desde el 2018, y actualmente se ha agravado.

CANIEM: ¿Cuál ha sido la respuesta del FCE?

JLAA: La respuesta más reciente que tuvimos de parte de la paraestatal es que ellos recibieron de parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público alrededor de 67 millones de pesos, por lo que sólo podrían pagar el 80 por ciento de la deuda, para ello se pidió a cada uno de los editores firmar un acuerdo en el que renuncian al 20 por ciento restante del adeudo que Educal tiene con ellos.

CANIEM: ¿Cuál ha sido la posición de la Cámara?

JLAA: Desde nuestra posición, nos parece totalmente fuera de lugar exigirle al editor que renuncie a un dinero que Educal ya recibió; el editor ya invirtió en material, producción, distribución, promoción y regalías, y al final esa quita se va directamente contra el escaso margen que podría recuperar tras casi dos años de poner ese libro a la venta. Es poner al editor contra las cuerdas. Es como si, cualquier editor, le dijera a un escritor al momento de pagarle sus derechos de autor: 'Aquí están tus derechos, pero te voy a quitar 20% porque no tengo el dinero completo'. Como representante de la CANIEM, no tengo la facultad legal de indicarle a cada editorial que acepte o no dichas condiciones de pago, esa es una decisión que cada uno de los editores deberá tomar porque es un acto entre particulares y ellos tendrán que definir su estrategia jurídica, sin embargo, lo que sí podemos hacer, y que está dentro de mis funciones, es buscar una reunión con la SHCP y con la Secretaría de Cultura para tratar de que se le pague a la industria editorial el dinero completo por libros vendidos y cobrados al cien por ciento.

CANIEM: ¿Cómo se llegó a esta situación?, nos referimos a tener una deuda de tantos millones de pesos y que no se le pagará a la industria editorial.

JLAA: Hasta 2018, Educal era una entidad paraestatal sectorizada en la Secretaría de Cultura, es decir, pertenecía al gobierno federal, pero contaba con autonomía para desempeñar funciones de un organismo privado y generar sus propias utilidades. La principal tarea de Educal es distribuir y comercializar libros para incrementar la oferta editorial en todo el país a través de una red de librerías propias y afiliadas. Además, es una entidad con presencia en las ferias de libros nacionales e internacionales. ¿Cómo llegamos a esta situación de la deuda? No hay una respuesta directa, pero suponemos que fue más un problema de recaudación. La recaudación o dinero que entraba a las cajas de Educal por la venta de un libro se iba directo para la Secretaría de Hacienda y, entre trámites, burocracia y final de sexenio, el dinero quedó en el limbo de la recaudación. Siempre hemos trabajado de la mano con Educal, no habíamos tenido nunca una situación así en el pasado, por lo que confiamos en que se pueda resolver favorablemente.

CANIEM: ¿Hay pérdida de confianza de la industria editorial con la paraestatal?

JLAA: Aquí el tema primordial es de justicia. Hablamos de libros ya vendidos y cobrados por Educal en el 2018, primordialmente. Lo correcto sería incluso pagar intereses por ese año de moratoria forzada. Ahora, la industria editorial mexicana se encuentra en una situación complicada, nos tienen entre la espada y la pared, si nosotros decimos que no y nos responden que nos van a pagar después y eso significa “a ver cuándo”, los editores no podrían soportar eso porque hay proveedores tocando a la puerta todos los días. Respecto a este año, lo correcto es el pago al cien por ciento, y aunque en éste aún no hay pagos, deseamos que el tema del adeudo del 2018 se resuelva conforme a derecho, por lo que no debería de existir una pérdida de confianza con la paraestatal.

CANIEM: ¿Ya se ha tenido algún acercamiento con la SHCP?

JLAA: Sí, el Dr. Arturo Herrera Gutiérrez nos recibió, a un grupo de integrantes del Consejo Directivo de la CANIEM y a mí. Hay buena disposición para revisar el tema y tratar de solucionarlo. Espero que los editores entiendan que estamos manejando este asunto con la importancia que requiere. Continuaremos dándole seguimiento a este tema y, para ello, se ha enviado una carta a la Secretaría de Cultura, además de que buscaremos las reuniones con las autoridades que sean necesarias.