3_Grafica sector.jpg

Recientemente se publicó el mapa mundial del sector editorial, BookMap, de la mano de Ruediger Wischenbart. Un informe que aporta una amplia perspectiva estadística sobre los diferentes mercados internacionales y su desarrollo en la última década.
El informe estudia los datos de un mercado mundial que se estima en cerca de 122,000 millones de euros. Abarca datos de “consumo” impresos y digitales, educativos, profesionales y científicos. Los libros autoeditados no se incluyen debido a que aún no se tiene datos lo suficientemente significativos y contrastados.

El informe refleja que Estados Unidos, China y Alemania representan juntos más de la mitad del valor de la edición global. Los mercados editoriales de Reino Unido, Japón y Francia les siguen en orden de importancia. Hay que tomar en cuenta, como indica el informe, que el tamaño y alcance de la industria editorial de un país no sólo refleja el número de habitantes –o consumidores, lectores y estudiantes–, sino también  unos parámetros demográficos, sociales, culturales y, sobre todo, económicos.

En el rubro de las exportaciones, en muchos casos suelen basarse en conexiones coloniales pasadas, como es el caso del Reino Unido, que es por mucho el principal exportador mundial de libros y otros bienes y servicios culturales, o España, que controla gran parte de las publicaciones de América Latina.

Caso aparte es Estados Unidos que no ha extendido su comercio internacional de libros, en parte porque las grandes editoriales tienden a desarrollarlo con sus sucursales en Londres, pero también porque su mercado interno es de gran tamaño.

Tendencias y desarrollos del mercado 2007 a 2016

En el informe se destacan tres grupos: los seis mayores mercados editoriales del mundo (Estados Unidos, China, Alemania, Reino Unido, Japón y Francia); las cuatro economías emergentes (China, México, Brasil y Rusia) y los cinco mercados principales que no son de habla inglesa en la Unión Europea (Alemania, Francia, Polonia, España e Italia).

El resultado de los registros de datos del crecimiento relativo revela que muy pocos mercados pueden mostrar un desarrollo continuo sólido. Los dos principales mercados de habla inglesa (Estados Unidos y Reino Unido) se mantienen sostenibles, frente al resto de mercados europeos, donde el sector editorial lucha para salir del crecimiento ralentizado de los últimos años, como es el caso de Alemania, Francia y España.

El informe concluye que ni el impacto de la crisis económica comenzada en 2008 ni el impacto de la digitalización han sido del todo comprendidos y analizados en el sector editorial.
 
* Con información de José Antonio Vázquez/dosdoce.