Se suprime derecho de imprenta

Habiéndose notado en el poco tiempo que lleva de publicada la libertad de la imprenta el abuso más escandaloso hecho de ella en los periódicos y demás papeles impresos, hasta un extremo de notable trascendencia contra el orden público, por haberse manifestado en ellos con el mayor descaro la impolítica y funesta rivalidad que con lisonja de todos los bien intencionados se había casi extinguido, llegando al exceso de haberse dirigido impresos irrespetuosos y aun injuriosos a las primeras autoridades: resolví celebrar acuerdo pleno de señores ministros de esta Real Audiencia con mi asistencia, y en él fueron conformes doce, de los trece que concurrieron, en suspender dicha libertad por ahora y mientras duren los motivos que precisan a tomar dicha providencia, y el otro señor ministro fue de dictamen de que debía imponerse silencio y prohibir que continúen o salgan nuevos impresos en punto que pueda dañar la tranquilidad pública. Y conformándose con el voto de los doce referidos señores, que lo dieron unánime, he resuelto suspender por ahora la libertad de la imprenta y restablecer las antiguas leyes y reglamentos que la limitan, reservándome el volver a establecer la libertad constitucional luego que hayan cesado las extraordinarias gravísimas circunstancias que me han obligado a suspenderla. Y para que llegue a noticia de todos, mando se publique por bando en esta capital y en las demás ciudades, villas y lugares del Reino, remitiéndose los ejemplares de estilo a los Tribunales, Jefes y Ministros a que corresponde. Dado en el Real Palacio de México a 5 de diciembre de 1812. Francisco Xavier Venegas. Por mandato de S. E. José Ignacio Negroiros y Soria.
 
(N. del E.) Texto que acompañó al artículo del Dr. Tarciso García Díaz “La primera experiencia de libertad de imprenta en el México Colonial”, publicado en la Revista Libros de México, número 2, enero-marzo de 1986, mismo que se reprodujo el 12 de febrero en el Boletín Editores 826.