El mundo del libro
WMagazín reunió en la pasada Feria del Libro de Madrid a los cinco directores de las ferias más importantes de América Latina y España para que reflexionaran y debatieran sobre los derroteros del libro, su industria y la lectura. Además, preguntó sobre estas mismas cuestiones al director de la madre de todas las ferias, la Feria del Libro de Fráncfort, Juergen Boos. La siguiente es una selección de sus opiniones en las cuales cada uno habla de un tema concreto pero que completa y complementa el panorama general del destino del libro en el siglo XXI.

La FIL por dentro y las clases de ferias
Marisol Schulz, directora de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), comentó que hay que tener claro de qué tipo de ferias del libro hablamos, aunque, en general, no sólo tienen el tema de promover literatura y las ventas de libros, sino también de generar y formar lectores desde pequeños. Las ferias tienen que modificarse día a día. Nosotros hemos incorporado a los booktuber, por ejemplo. Se están produciendo estos temas de fenómenos de masas que hay que pulsar.

Qué es un libro y cómo serán
Manuel Gil, director de la Feria del Libro de Madrid, señaló que la definición de libro es muy clara en la legislación española, no solamente es papel sino que se admite cualquier formato que lleve texto, imagen, sonido, audio, etcétera. No sé hacia qué libro vayamos ni en qué plazo, pero posiblemente vayamos a la combinación de todos ellos.

La autoedición y la importancia del editor
Oche Califa, director de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, indicó que la tarea profesional del editor es imprescindible. Un libro no es cualquier objeto de producción industrial del ser humano y, por lo tanto, es responsabilidad de los estados modernos. Eso nos preocupa mucho porque vemos que no avanzan en general las políticas de Estado, de acuerdo a lo que realmente se necesita y mucho más en América Latina. El papel que juega la cultura y permanentemente el libro hace que haya una responsabilidad de las sociedades frente a esto que han creado y que deben divulgar.

Conciencia del valor del libro
Sandra Pulido, directora de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FiLBO), opinó que debemos sensibilizar sobre la importancia del libro en la formación del ser humano más allá de los gobiernos de turno. Un libro materializa quiénes somos, cómo vamos a dejar un legado de eso que somos para generaciones futuras y cómo nos vamos a conocer y a encontrar entre culturas a través de ese objeto que va a tener otro tipo de valor, de adoración.

La función del libro y la conciencia en la sociedad
José Carlos Alvariño, director de la Feria Internacional del Libro de Lima, señaló que en el siglo XXI nunca se ha dado un cuestionamiento al soporte de lo que nosotros conocemos como libro, como sí se ha dado con la aparición del libro electrónico. La cuestión es cómo hacer para que los libros físicos lleguen a diferentes países de Latinoamérica y de España. A los estados les cuesta considerar al libro como un patrimonio cultural de la nación que debe preservar. El libro se debe incorporar desde la familia, desde el núcleo de la sociedad.

Así es la Feria del Libro de Fráncfort y el futuro del libro y las ferias
Juergen Boos, director de la Feria Internacional del Libro de Fráncfort, dijo que las ferias deben especializarse. Fráncfort es venta de derechos y más, en la de Bolonia está todo lo referido al libro infantil y juvenil. Ahora también se negocian derechos para cine o temas de licencias para audiolibros. Además, hemos creado una plataforma de contenido electrónico y otra para promover libros menos promocionados pero que son de fondo e interesan a un lector selecto.

El editor es quien garantiza la calidad con respecto al contenido y al producto. Cuando compras un libro compras al autor y la marca de la editorial. Hay que fortalecer la comunicación de la editorial y la del editor porque es un curador y eso hay que intentar transmitirlo de manera directa al lector.

No todos los procesadores de contenidos serán de las editoriales. En el caso de los libreros pequeños hay que trabajar, por ejemplo, nuevos modelos de suscripción. Los metadatos son importantes. Los retos vienen de lo que plantean empresas como Amazon y Google. Editores y libreros usan blogs y redes sociales para saber qué quieren sus clientes, hay que dirigirse a ellos sin intermediarios.

Los videos de esta reunión se pueden consultar en http://wmagazin.com/relatos/el-mundo-del-libro-reescribe-su-destino/

* Con información de Winston Manrique Sabogal / wmagazin.com

Casual Παπουτσια