Entrevista Julio Sanz Premio Juan Pablos 2001

El Boletín de Editores comparte con sus lectores las semblanzas de quienes han recibido el Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial, desde su instauración en 1978. La información y fotografías están contenidas en el libro Memoria y constancia 1964 – 2014. 50 años de desarrollo de la industria editorial mexicana; el texto es de Inés Rancé Comes.

En esta ocasión, compartimos una entrevista con Julio Sanz Crespo. Nació en 1940 en Santo Domingo, República Dominicana, tiene la nacionalidad mexicana desde 1945. Estudió ingeniería química en la Universidad Nacional Autónoma de México y cursos de especialización en las universidades de Boston y Chicago. Fundó Editorial Aconcagua en 1970, con su padre, Julio Sanz Sainz. Fue presidente de Grupo 2000, que administra “Un Paseo por los Libros”. 

Desde su punto de vista, ¿cuál es la relevancia del Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial?
Dentro de las actividades de la CANIEM se encuentran los reconocimientos como son, solo para mencionar algunos: los Premios al arte Editorial, el premio al Merito Gremial, y el premio Nacional Juan Pablos, que es la joya de la corona que reconoce y entrega la Cámara anualmente desde hace muchos años.

Usted fue reconocido con este galardón en el 2001, ¿qué significó en su carrera profesional obtener este premio?
Creo, sinceramente, que ha sido un reconocimiento de la familia mexicana de la industria editorial a mi trabajo y dedicación al desarrollo de la publicación de libros en Mexico, al trabajo ejercido en la edición, distribución, difusión y comercio del libro en este país.

En los años posteriores al 2001, ¿ha sido un orgullo o un compromiso ser Premio Juan Pablos?, ¿por qué?
Naturalmente me siento orgulloso por el Premio que me fue otorgado. Pero tambión me siento muy agradecido y comprometido con todos mis colegas y amigos, que afortunadamente son muchos, de esta profesión de producir libros y difundir la palabra escrita. Esta profesión de editor que fue adquirida por años de trabajo, de experiencias, de aprendizaje continuo para lograr la calidad que el libro exige, demanda. Es un trabajo que ayuda y estimula las relaciones humanas, a tener una vida feliz, en paz y armonía, y que te devuelve reconocimientos y satisfacciones que te hacen continuar trabajando, participando, estimulando en el trabajo y desarrollo del libro en Mexico, el país que me ofreció asilo, trabajo, familia y amigos, por lo cual estoy eternamente agradecido.

¿Qué les diría a los integrantes de la industria editorial que aún no postulan a algún candidato al Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial?
Que el premio no es un meta final. Es una licencia, es un acicate que te estimula a seguir trabajando en favor de tu pasión por el libro. No representa ni debe ser el final de una etapa en la vida de un editor, al contrario, es una motivación para continuar desarrollando lo poco o mucho que tengas de creatividad para encontrar nuevos y más eficaces caminos en la producción y difusión de la palabra escrita y que está aun por escribirse.

Sin decir nombres, ¿considera que la industria editorial mexicana cuenta con editores consolidados que fortalezcan al gremio, o es necesaria una nueva generación de editores bien preparados?
¡Claro que hay muchos! Se cuenta con una materia prima invaluable, pujante, involucrada y definida para seguir creando más y más libros. El conocimiento humano es infinito y el trabajo para difundirlo es eterno. Hay muchas mujeres y hombres que siguen buscando caminos para su trabajo, para sus empresas editoriales, para alcanzar logros que se han trazado y que han encontrado en el Libro, con mayíscula, la motivación del quehacer de su vida.

¿Qué consejo les da a los jóvenes que quieren integrarse al mundo editorial mexicano? ¿Qué opciones tienen?
Que se mantengan en sus objetivos. Hay mucho por hacer y estoy seguro de que los jóvenes lo harán mejor en la producción de libros en todas sus variedades de presentación o utilización y soporte. Ellos lo ven más claro, nacieron con los nuevos medios en sus manos, los conocen, no tuvieron que aprender para utilizarlos, los usan con un conocimiento y facilidad sorprendente. Con los nuevos desarrollos y las nuevas actividades que está emprendiendo la Cámara Nacional de la Industria Editorial en México, aprenderán a utilizar nuevos caminos y formas para seguir entreteniendo, educando y difundiendo el conocimiento humano a traves del Libro. Creo que se encuentran en un parteaguas, como lo fue hace un poco más de 500 años la imprenta de Gutenberg. Una nueva era en la difusion de la creatividad del hombre. Una era que está naciendo.

¿Un mensaje final que quiera agregar?
Nada más. Muchas gracias por la oportunidad y un abrazo fraternal a todos.

Muchas gracias por esta entrevista Ing. Sanz.