Se espera que para la tercera semana de enero de 2019 se realice un foro sobre el estado de la industria editorial en México, así lo señaló en entrevista para La Crónica, Carlos Anaya Rosique, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), quien también detalló que independientemente de la cancelación de la Reforma Educativa ya están autorizados los nuevos libros que recibirán los niños de educación básica de todo el país de acuerdo con los programas establecidos el sexenio pasado.
Además, Anaya Rosique adelantó que este 2018 la venta de libros en librerías está estimada en 21 millones de ejemplares, equivalente a 4,200 millones de pesos.
"Hemos platicado con las comisiones de educación y de cultura, sobre todo de los diputados; les propusimos hacer el foro Reflexión acerca del ecosistema del libro, a reserva de que le pongan otro nombre; es un foro donde queremos que estén todos los actores, desde el autor hasta el lector para que los legisladores entiendan qué significa la industria editorial y se puedan construir políticas públicas integrales", señaló.
Carlos Anaya Rosique comentó que en el Senado existía un proyecto de modificación a Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, pero con el cambio de legislatura "todo eso se guardó, al igual que la iniciativa de promoción de la lectura en la Cámara de Diputados o nuestra iniciativa de la tasa cero del IVA en librerías".
La intención, añade, es que durante la tercera semana de enero se realice un foro para construir políticas públicas integrales y que permita atender a todos los sectores y las labores que implica el ramo editorial.
Reforma Educativa
Los indicadores del sector editorial privado en México 2017 que presentó la CANIEM el pasado 27 de noviembre en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, contienen un nuevo apartado: una proyección de ventas en librería durante 2018.
"Fueron proyecciones de una auditoría de venta, BookScan, que hace la empresa Nielsen, especialista en auditoría y estadística; inició su investigación en marzo del 2018 a través de las librerías y lograron obtener la información de lo que está sucediendo en la venta de libros en librerías", precisó Anaya Rosique.
El presidente de la CANIEM comentó que el segundo semestre de este año, la zozobra impactó a la industria. "Con las elecciones las personas siempre reservan sus inversiones y a partir de la elección de julio, aunque hay inversiones todavía, aún existen temas por definir, por ejemplo: qué pasará con la Reforma Educativa".
El sector editorial, añadió, trabaja a partir de los programas que el gobierno determina.
"De acuerdo con el programa que había establecido el nuevo modelo educativo, como editores ya tenemos un plan, incluso, con los niños de primer año de secundaria estamos trabajando con los nuevos libros, los libros de segundo año ya están autorizados y se empezarán a producir en enero de 2019, y los de tercer año los presentamos en evaluación", precisó.
El sector editorial, reiteró, responde a los programas que en este momento existen. "Eso consideramos, aunque el nuevo gobierno decida cambiar el modelo educativo indudablemente tendrán que entrar (los libros) porque no se hacen programas de un día para otro, entonces hay que mantenerlos".
También existen programas de lectura para niños de prescolar, primaria y secundaria de los que los editores están a la espera de saber los criterios a los cuales se tendrán que apegar.
CIFRAS 2018
Las proyecciones de este año en ventas de libros hechas a partir de la auditoría BookScan, estiman que se venderán alrededor de 21 millones de ejemplares en el 2018, equivalente a 4,200 millones de pesos con un promedio general de venta al público de 200 pesos.
Los datos auditados, detalla Carlos Anaya Rosique, representan 124 mil 80 títulos distintos, de los cuales, los 500 más vendidos representan el 32.8% de los ejemplares y el 29% de la facturación.
"Después, Nielsen hizo un análisis más detallado y dividió el mercado en sección para adultos, no ficción para adulto, ficción para adulto, libros académicos y técnicos, público en general, libros infantiles y juveniles, y una cantidad sin clasificación", finalizó.
* Con información de Reyna Paz Avendaño / La Crónica