En un tiempo de tantas noticias, tantos acontecimientos, tantos cambios, sorpresas y atrocidades, el cataclismo del 4 de agosto en el puerto de Beirut fue un recordatorio exagerado de nuestra fragilidad no solo de la vida humana, sino también de las presunciones que hacemos sobre la seguridad urbana moderna. Los especialistas estiman que la explosión tuvo una fuerza de 200 a 300 toneladas de explosivos potentes. Las cifras oficiales reportan por lo menos 171 personas muertas. Algunos estiman más de 200 fatalidades. La CNN ha estimado 6000 heridos.
 
Bill Kennedy es un agente de derechos de autor y consultor de la Editorial Avicenna Partnership, Ltd. basada en Oxford, Reino Unido. Él se especializa en marketing editorial y en ventas en el Medio Oriente, Chipre, Grecia, Malta y Turquía. Ha reunido imágenes e información a la que ha tenido acceso, sobre las personas y compañías relacionadas con las editoriales en Beirut después de la explosión de la bodega del Puerto que, según los informes oficiales, por seis años almacenó 2,750 toneladas métricas de nitrato de amonio
Escritores y editores que trabajan con clientes en compañías de la región dicen que contactar a sus colegas en la ciudad ha sido extremadamente difícil o más bien imposible.
Kennedy ha subido a la red una campaña para levantar fondos en GoFundMe, Our Friends in Beirut, la cual ha recibido 3,750 libras (4,951 dólares) hasta ahora, La meta son 10,000 libras.
Reportan daños debido a la explosion.
Estas son las editoriales y librerías afectadas:
Papercup Bookstore, que opera como librería, se especializa en libros de arte, arquitectura y diseño. El dueño Rania Naufal le dijo a Kennedy que a pesar de que los empleados se han reportado a salvo, su cede, a 1 km de la explosión, ha sido destruida. La casa de Naufal también sufrió severos daños y la familia se está quedando con parientes fuea de Beirut.
AA Studio, es una distribuidora de libros de arquitectura y diseño tiene sus oficinas en una bodega dañada interior y exteriormente. Una oficina del centro sufrió daños significativos según lo reporta la administración.
Librairie Stephan, es una distribuidora y editorial que tiene dos salas de exhibición dañadas, pero los dueños y administradores se han reportado a salvo. Los títulos que maneja están en Inglés y en Francés.
Librairie Antoine reporta a sus equipos de compra y venta a salvo. La zona de Mkalles, fue levemente dañada. Sami Naufal, director de la cadena de librerías, reporta que su las ventanas de su penthouse durante la segunda ola expansiva de la explosión. Sus empleados no han reportado muertos hasta ahora, pero las librerías de la cadena sufrieron daños.
Ciel, tuvo daños estructurales a su edificio. La oficina está ubicada en la costa de Dhayeh, sobre la Carretera Norte de Beirut. A la hora de la exploción, que fue cerca de las 6 pm, muchos de los empleados estaban regresando a sus casas en la ciudad, pero Kennedy reporta que los clientes también están a salvo. Un empleado pasó frente al puerto apenas unos minutos antes del evento.
Con información de: https://publishingperspectives.com/2020/08/lebanon-publishing-booksellin...
 Shop Sneakers in Footwear