Ingeniero industrial por la Universidad Nacional Autónoma de México y magíster en Dirección de Empresas por el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. Es, desde 1990, director general de El Manual Moderno, una de las principales editoriales en los campos de medicina y psicología en América Latina. Actualmente, preside la Unión Internacional de Editores (IPA, por sus siglas en inglés) para el periodo 2019-2020. Ha ocupado distintos cargos en asociaciones y centros relacionados al sector editorial, como la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana y la Asociación de Editores Científicos, Técnicos y Médicos, entre otros. En 2009 recibió el Premio CANIEM al Mérito Gremial.
El Ing. Hugo Setzer habló con Jorge Iván Garduño, coordinador de Comunicación de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), sobre el trabajo que realiza la IPA, así como del reto que significa presidir, para un editor mexicano, un organismo internacional del sector editorial fundado en 1896.
 
Jorge Iván Garduño (JIG): ¿Qué hace la Unión Internacional de Editores? ¿Cuál es la función principal de la IPA?
 
Hugo Setzer (HS): La Unión Internacional de Editores ─la cual es un privilegio poder dirigir─, es el mayor organismo gremial para la industria editorial a nivel internacional, está conformada por asociaciones de editores, entre ellos la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana. Tenemos 84 asociaciones afiliadas, de todo el mundo, en 72 países diferentes. Los principales temas que nos ocupan son, básicamente: el hablar con tomadores de decisiones de gobiernos y legisladores sobre la importancia del derecho de autor como un mecanismo, como un marco legal que permite el desarrollo de la creatividad y la innovación. También la protección de la libertad de publicación que debemos tener los editores en todo el mundo, con el fin de producir una mayor diversidad de contenidos, cultural, técnica, científica.
 
JIG: ¿Cuáles son las principales diferencias entre una región o nación y otra que la IPA encuentra en el mundo de la industria editorial?
 
HS: Esa es una pregunta interesante, porque efectivamente en distintos países del mundo se atienden, por ejemplo, las leyes que regulan el derecho de autor ─que decíamos es muy importante para la IPA─, no obstante, varía mucho de país en país. Actualmente, los países están adheridos al Convenio de Berna, que es el que regula el derecho de autor a nivel internacional, el cual está reglamentado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). La mayoría de países forman parte de este convenio que sienta las bases de lo que se debe tomar en cuenta; sin embargo, independientemente de esas bases que se deben de respetar, cada país puede implementar ciertas normas un poco diferentes. Lo que sucede, en ocasiones, es que por ejemplo en Canadá ─por una legislación que ya está implementada desde 2012─ tenemos un problema; asimismo en Sudáfrica, donde al parecer se aproxima un problema por una ley que ya fue aprobada en aquel país, y estamos a la espera de que el presidente la vete.
En Canadá se establecieron excepciones muy amplias del derecho de autor para fines educativos, eso de alguna manera se interpretó como que ya las universidades podían reproducir contenidos para fines educativos sin pagar licencias, lo que generó consecuencias muy graves en la industria, como la disminución de autores canadienses porque sus obras no están siendo remuneradas, además de que menos editoriales canadienses están dispuestas a invertir y utilizan libros educativos que provienen de otros países, como Estados Unidos.
 
JIG: ¿Cuál es la ventaja de que México, a través de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, forme parte de la IPA?
 
HS: Es algo muy importante para ambas, porque para que la IPA pueda participar en foros tan trascendentales como el de la OMPI, donde se regula el derecho de autor, es sustancial que nuestro organismo tenga miembros y que, además, esos miembros participen de las actividades que organiza la Unión Internacional de Editores; para la CANIEM también es muy significativo formar parte de la IPA, que da la oportunidad de tener relación con editores de todo el mundo para intercambiar experiencias, conocer qué está pasando en otras latitudes, y ─algo que me parece fundamental─ para beneficiarse de las acciones que promueve a nivel internacional la Unión, así como sucede con los editores, socios y no socios en México, cuando la Cámara pugna a favor de leyes para los editores de nuestro país.
 
JIG: Viene el Congreso Internacional de Editores, que este año se realizará en la ciudad noruega de Lillehammer, en mayo de 2020, ¿de qué se trata?
 
HS: Así es, viene nuestro Congreso Internacional de la Unión Internacional de Editores, llevamos 123 años ─desde 1896─ organizando periódicamente congresos, en este momento se organizan cada dos años, el año pasado fue en Nueva Delhi, India, y este año será en Lillehammer, Noruega, del 28 al 30 de mayo, aprovechando también que en esa época del año se lleva a cabo uno de los festivales literarios más importantes de la región, que además estará dedicado a toda la literatura en idioma español por lo que para toda nuestra región ese festival literario será sumamente importante.
Será una oportunidad única en la que los editores mexicanos podrán intercambiar experiencias con otros trabajadores de la industria editorial, así como conocer casos de éxito y tendencias relevantes de todas partes del mundo; además de los problemas que están enfrentando en otras partes del globo en temas como derechos de autor y libertad de publicación, por lo que, por ejemplo, todo un día será dedicado a editores de libros educativos. Fundamentalmente consiste en ponerse al día en el mundo de la industria editorial con una serie de reportes que serán presentados.
En la siguiente dirección electrónica pueden encontrar toda la información referente a nuestro Congreso Internacional de Editores:
https://publisherscongress.com/lillehammer2020/
 
JIG: ¿Cómo perciben en el extranjero a los editores y a la industria editorial mexicana, el resto de los editores y el sector?
 
HS: Desde el punto de vista de la Unión Internacional de Editores, México es uno de nuestros miembros importantes; México se percibe como uno de los motores de la industria editorial en Latinoamérica, además de que desde hace muchos años ha participado de manera activa en la IPA; en 1984 se llevó a cabo un Congreso Internacional de Editores en nuestro país, así que hay una larga historia de colaboración y participación de México en la Unión Internacional de Editores, sobre todo ahora que hay un editor mexicano presidiendo este organismo.
 
JIG: Por primera ocasión un editor mexicano preside la IPA, ¿cuál es la lectura que usted le da esto?
 
HS: Es la primera ocasión que un mexicano preside la Unión Internacional de Editores, y esto demuestra el carácter que estamos imprimiendo en la IPA, porque durante muchos años los presidentes del organismo eran editores de países europeos, ocasionalmente de Estados Unidos, y es hasta 2004 cuando la editora argentina Ana María Cabanellas ocupa la presidencia del organismo, convirtiéndose así en la primera no europea, la primera latinoamericana y la primera mujer en presidir la IPA. Yo soy el segundo no europeo ni norteamericano en ser el presidente de la Unión Internacional de Editores, y el próximo año nuestra vicepresidenta, Bodour Al Qasimi, de los Emiratos Árabes Unidos, se convertirá en la segunda mujer y la primera editora árabe y asiática en presidir la Unión. Esta es la primera ocasión en que presidente y vicepresidenta no son de países europeos ni de Estados Unidos.
 
JIG: ¿Qué retos enfrenta la IPA durante su presidencia?
 
HS: Algo muy importante y de lo que he estado hablando durante todo este tiempo es el de construir puentes entre editores de todo el mundo, tener este diálogo. Tener intercambio de experiencias, esto me ha llevado a viajar a otras partes del mundo, lo cual me ha dado la oportunidad de conocer editores ─algo muy enriquecedor sin duda alguna─, así como la posibilidad de llevarles la experiencia de la Unión Internacional de Editores. Otro de los retos importantes sigue siendo la defensa de los derechos de autor porque hay grandes corporaciones cuyo modelo de negocio es contrario a las directrices de la IPA y del derecho de autor, y algunas de ellas invierten grandes cantidades para debilitar el marco legal del derecho de autor. Así que para nosotros representa un reto muy importante hablar en favor de los intereses de los editores, por ello me refería a la importancia del derecho de autor para el desarrollo de nuevos contenidos, para la innovación, para la creatividad, para la tecnología, porque todo esto se tiene que basar en el modelo de los derechos de autor para la economía del conocimiento del siglo XXI, y para que verdaderamente esto se pueda llevar a cabo se necesita que la propiedad intelectual se reconozca y se proteja.
 
JIG: ¿Dónde pueden los editores conocer más sobre la Unión Internacional de Editores, así como contactarlos?
 
HS: En nuestro sitio web podrán encontrar mucha información respecto a todas nuestras actividades por lo que sí vale la pena que lo visiten: https://www.internationalpublishers.org/  Asimismo, ahí podrán revisar información sobre nuestros 18 miembros del Comité Ejecutivo, además, tenemos el trabajo de diferentes comités, como el del combate a la piratería o el del fomento a la lectura, tenemos un trabajo sumamente interesante.
Finalmente, quisiera agregar que, en la Unión Internacional de Editores estamos trabajando y fomentando la publicación de libros en formatos accesibles para personas con discapacidad visual, ese es un trabajo que estamos impulsando desde diversos escenarios, en México lo hicimos el año pasado, precisamente en un evento de capacitación donde la CANIEM fue sede. Esto con la finalidad de convencer a una cantidad mayor de editores para que se sumen a este reto para publicar más libros en formatos accesibles para personas con discapacidad visual.