Una industria editorial fuerte se nutre de empresas de todo tamaño y de todo tipo; requiere de una amplia representatividad, de una Cámara activa, propositiva, innovadora, que represente a los diversos sectores y que los acompañe en la resolución de sus necesidades; una Cámara que ponga por delante el servicio y la atención a sus agremiados y la bandera del gremio y de la industria editorial, tanto en el país como en el extranjero.
Como editores, debemos buscar nuevas formas de trabajo en nuestro organismo gremial para responder a los retos que nuestra industria nos plantea ahora y de frente al futuro. Como organismo gremial debemos saber representar a todos los editores, los pequeños, los medianos, los grandes; lo mismo empresas nacionales que compañías internacionales, editores de libros y de publicaciones periódicas; es decir, el reto de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) siempre será representar a toda la cadena del libro.
El próximo 21 de marzo se dará paso a la renovación del Consejo Directivo de nuestro organismo, por ello convocamos a todos los afiliados a participar en este proceso de renovación asistiendo a la LV Asamblea General de Afiliados.
Termina la gestión de Carlos Anaya Rosique, tres años de un intenso trabajo gremial que permitió obtener una mayor visibilidad de la industria editorial, así como de los diversos elementos que la componen, además de concretar lazos de trabajo mutuo con los poderes ejecutivos de los estados, así como con el poder legislativo, sin olvidar el trabajo constante con la SEP y la Secretaría de Cultura.
 
La CANIEM cumple 55 años demostrando una gran fortaleza, por lo que, al margen del resultado de la elección del próximo presidente de nuestro organismo, los editores de libros y publicaciones periódicas saben que cuentan con una institución que vela por sus intereses, y que sólo con unidad, todos juntos, haremos frente a los retos de nuestro sector.