Hugo Andreas Setzer UIA

El vicepresidente de la Unión Internacional de Editores (IPA, por sus siglas en inglés), Hugo Setzer, se presentó ante el Comité Permanente de Industria, Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes de Canadá que está llevando a cabo la revisión legal de la Ley de Derechos de Autor, en defensa de una infraestructura de publicación educativa equilibrada que fomenta la inversión a través de una combinación de excepciones específicas y soluciones de licencias colectivas asequibles.

Durante su testimonio, cuestionó si la Ley de Derecho de Autor satisfacía los compromisos internacionales de Canadá en virtud del Convenio de Berna y llamó la atención del Comité sobre las pérdidas de 30 millones de dólares canadienses en ingresos por licencias y el cierre de varias divisiones de editoriales K-12.

Hugo Setzer cerró subrayando el valor que los editores aportan a los materiales educativos a través de su trabajo con autores locales, a menudo para traducir los planes de estudios en materiales de calidad en una variedad de formatos basados en las últimas investigaciones sobre enseñanza y aprendizaje.

Su testimonio se produjo un día después de que Richard Prieur, Director General de la Asociación Nacional de Editores de Libros (ANEL, por sus siglas en francés) de Canadá, tomara la palabra ante el comité en Montreal. El Sr. Prieur compartió su frustración por la percepción internacional de la excepción educativa canadiense y el estado de los países como un ejemplo de mala práctica. Criticó la inseguridad jurídica creada por la falta de claridad en la Ley de Derecho de Autor y el impacto que múltiples casos judiciales están teniendo en el marco legal aplicable. Pidió que se revise la ley para definir clara y estrechamente la excepción para usos educativos y reconocer el papel fundamental de las organizaciones de gestión colectiva como parte de garantizar la remuneración como resultado de una excepción obligatoria al derecho de autor.

Dos semanas antes, Glenn Rollans, presidente de la Asociación de Editores Canadienses (ACP, por sus siglas en inglés), utilizó su testimonio para hacer un llamado similar para que el legislador corrija el daño creado por la Ley de Modernización del Derecho de Autor a través de una aclaración del trato justo, un retorno al licencias para usos educativos y mayores daños estatutarios para desalentar el abuso.
Al momento de esta publicación se informa que las audiencias del comité continúan.

* Con información de internationalpublishers.org